¿Qué hacemos con las colillas?

25 julio, 2006

FUMANDO EN LA CALLE
 
 
 
¿Qué consecuencia se observa, después de la aplicación de la Ley Antitabaco?
Pues que, los que trabajan y son fumadores, al tener que salir a la calle a fumar, tiran las colillas al suelo; por no haber ceniceros, dicen.
Lo hacen, generalmete, frente a la entrada de su trabajo.
Se produce una gran acumulación de colillas, mostrando un desagradable efecto de suciedad.
No estaba previsto y, prácticamente, no hay ceniceros (efectivos) en la calle.
¿Qué se podría hacer, para solucionar esto?
El Cuarto Ojo del Mono, tiene una propuesta; que ya está funcionando, enfrente de un edificio de oficinas, en Barcelona.
Se ha colocado un cenicero (en realidad, apagacolillas) "adosado" a un árbol, delante de la entrada al edificio.
La particularidad de esta solución es que, el cenicero NO TIENE FONDO, o sea, está hueco.
La razón, es muy sencilla:
"Se matan varios pájaros, de un tiro".
A saber:
 
*Los fumadores del edificio, tienen
donde apagar y tirar, sus colillas.
 
*Ya no tendrán la excusa, los fumadores cívicos, de verse obligados a tirarlas al suelo, porque carecían de cenicero.
 
*Las colillas, ya se pueden tirar APAGADAS (evitando la perniciosa combustión de medias colillas, echadas sin apagar).
 
*El cenicero tiene capacidad ilimitada (por mucho que se llene, siempre está vacío).
 
 *Mantenimiento, nulo.
 
*El servicio es para el edificio, y también para los transeúntes.
 
*Las colillas, descienden al alcorque del árbol.
 
*Quedan allí recogidas, evitando la impresión de suciedad en la acera.
 
*Al poco tiempo, pasa el Servicio Municipal de Limpieza, y les facilita la recogida.
 
En fín, ¡es ideal!
 
El Cuarto Ojo del Mono, sugiere la posibilidad, de extender esta idea por las calles de las ciudades.
Estarían más limpias.
Los fumadores cívicos, ya no tendrían problemas con sus colillas, cuando van fumando por la calle.
 
 
 Esta es mi mirada, después de lo que he visto.
 
El Cuarto Ojo del Mono,
comprometido social.
 
 
P.D.: La mejor solución, evidentemente, es que cada fumador lleve un cenicero con tapa y portátil. La Ley le restringe su derecho a fumar, pero no le restringe su obligación a no ensuciar.

3 comentarios to “¿Qué hacemos con las colillas?”

  1. Adriana said

    Tío!! Tu que? piensas en las colillas y no duermes>?? Tienes insomnio?
    O será que el ojo del mono es automático?
    Soy fumadora, respeto lo de las colillas, pero hay tantas cosas de las que escribir más agradables… que tal si nos sorprendes?
     
     

  2. Mercy said

    vaya lo quería hacer la gente es dejar tan mal vicio, yo dejé de fumar hace 5 años y fumaba dos paquetes al día, y ahora me parece muy bien todas las normas para que la gente se incomode para fumar, porque si tienes que salir del trabajo para echarte un cigarro al final del día fumas menos, que si te dejaran, muy buena idea el cenicero del árbol, se le podría poner propaganda de algún establecimiento y así hasta se gana dinero, besitos

  3. FRANCISCO JAVIER said

    Me parece sencillamente genial esa idea, un bravo para el impulsor de ella. Me parece una forma genial de mostrar a todo el mundo lo cochino que es fumar, y lo poco que se preocupa la gente por mantener nuestro entorno limpio. Y que conste que soy fumador… Un Cordial Saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: