Las Bolas y La Suerte.

22 agosto, 2006

Las Bolas y La Suerte
 
 
 
 
La Suerte (la buena y la mala), existe.
Y se puede demostrar empíricamente, con un sencillo ejemplo.
En un saco hay dos bolas.
Una blanca y una negra.
Tienes que sacar una, sin mirar, en un sólo intento.
La blanca te supone un hecho favorable; y la negra, desfavorable.
Es evidente, que si en ese único intento, sacas la bola blanca, ¡has tenido un momento de buena suerte!
Tenías la misma probabilidad de sacar la bola negra.
Pero un efecto del azar (que se llama "BUENA SUERTE"), te hizo coger la bola favorable para tí, en un acto de casualidad.
¿Hay alguna causa que haga que cojas una bola u otra?
¿Es causalidad, o casualidad?
No hay duda, ¡has tenido buena suerte!
Otra cosa será, probar con más intentos (estadística).
Pero eso, es otra historia.
Nadie te quita ya, "lo Bailao"
¡HAS TENIDO TU MOMENTO DE BUENA SUERTE!
Puede ser que, globalmente, no tengas muchos así.
Pero el hecho de tenerlo, demuestra que la Suerte (tanto la buena, como la mala)
¡EXISTE!
 
 
La percepción de la suerte propia, es subjetiva.
La vivimos en presente, y la recordamos en pasado.
Pero, en futuro, no sabemos.
Sólo, cuando estemos al final de la vida, podremos hacer el balance de los niveles de
Suerte que hemos tenido.
Una simple resta, dará como resultado la respuesta, a si la tuvimos buena o mala.
Incluso, llegar al Momento Final, habrá sido una decisión de la Suerte.
 
 
¡Que tengáis BUENA SUERTE!
 
 
 
 
 
 
 
¡Áh!, esto no pretende ser un canto a la desidia y la vagancia; sino que, te comportes como te comportes, en la vida, el factor SUERTE (azar caprichoso), está ahí.
El hecho de que sea un acto puntual, y no sea medido en la globalidad, no invalida la constatación de la existencia de la SUERTE.
 
 
 
 
El Cuarto Ojo del Mono, también la necesita.
 

2 comentarios to “Las Bolas y La Suerte.”

  1. Adriana said

    Si claro si siempre fuera con una probabilidad del 50% ENTONCES JUEGO…pero generalmente las probabilidades son más bajas y es ahí donde el sentimiento de SUERTE CRECE.
    Aunque pensando mejor y mirando desde el cuarto ojo…¿a que llamamos mala suerte? ¿será acaso que no vemos que siempre es buena suerte?
    Esto es un poco como el dejarse engañar…tu eliges hasta cuando y hasta dónde.
     

  2. Ana María said

    Qué bonitoooo, y qué verdad, al menos para mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: