Mis pies se separan.

10 octubre, 2006

Mis pies se separan
 
 
 
 
El otro día iba a salir, y sucedió.
Se veía venir.
Mis pies, se han peleado. No se hablan.
No quieren salir juntos a pasear.
Les oí decirse, el uno al otro:
"No me gusta andar contigo".
¿Se querrán separar?
¿Qué hago yo, si mis pies se divorcian?
La cosa anda mal.
Se ponen excusas contínuamente:
Tengo durezas.
Ayer me rozó el zapato.
Intentaba calmarlos. ¡Venga, que no será nada!
Pero el asunto se iba "calentando".
El pie izquierdo le espetó al derecho:
Por tu culpa, tengo un juanete de sastre.
El derecho, contestó:
¿Por mi culpa?; ¡De qué, moreno!; eso díselo a nuestro jefe; que ande de otra forma.
Eso son excusas.
Mira, ¡a mí, no me gusta tu olor!
Pues tú, te adelantas, y yo, ya estoy harto de seguir tus pasos. ¡Me planto!
Estamos ya en plena discusión, y empezaron a sacarse "los trapos sucios":
Eres un fascista; le dijo el pie izquierdo, al derecho.
Y tú, un rojo comunista; le contestó el otro.
Me hiciste tropezar con el escalón. Te avanzaste demasiado, y sin avisar.
Es que eres muy lento.
Te creías el más guapo, porque, ¡claaro, como el caballero tenía los dedos más rectitoos…! 
¡Envidioso!
¿Yo?, ¿De qué?; ¡Tú eres un blandengue!:
"Que si me arde el pie", "que si tengo molestias en el metatarsiano"; ¡PAMPLINAS!; ¡Yo tengo más fuerza, y tiraba de tí!
¿Qué dices?
¡Lo que oyes!
¡No te soporto!…
.
.
Y así, todo el rato.
Tuve que separarlos, porque se "enganchaban", y estuvieron a punto de llegar a las manos (¿manos?)…mejor dicho, ¡a los pies!
¿Por qué me hacéis esto?, les dije.
Os enseñé a caminar.
Hicisteis deporte.
Paseasteis por playas y montañas.
Bañitos de agua caliente y fría.
Masajes relajantes, ¿os acordáis?
Fuisteis a buenas zapaterías.
¿Qué os pasa?
Tenéis que dialogar entre vosotros.
Limar asperezas.
Estamos condenados a llevarnos bien.
Sería conveniente hacer una buena terapia.
Iremos al Podiatra.
¡Venga!, ¡haced un esfuerzo!
¡Todos saldremos ganando!
 
¡HAY QUE TIRAR P’ALANTE!
 
 
P.D.: Los pies, son la base que sustenta nuestra maquinaria.
 
 
 
El Cuarto Ojo del Mono, Juez de Paz.
 

Una respuesta to “Mis pies se separan.”

  1. Azul said

    Um….
    Mis pies menos mal que no hablan.
    Les hago andar todos los dias 4km. ¡y rápidito que van los pobres!.
    Esta semana sin ir más lejos sólo me faltaba llegar a casa y flagelarme con el látigo. (tenía heridillas en los dedos).
    Blandengue que eres un blandengue!
    Más andar y menos meditar!
    Con cariño:
    Abulia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: